domingo, 27 de septiembre de 2009

“Accesar” y “acceder”

Según el DRAE, el verbo acceder tiene cuatro acepciones: “1. Consentir en lo que alguien solicita o quiere. — 2. Ceder en el propio parecer, conviniendo con un dictamen o una idea de otro, o asociándose a un acuerdo. — 3. Entrar en un lugar o pasar a él. — 4. Tener acceso a una situación, condición o grado superiores, llegar a alcanzarlos.” Yo diría que las acepciones 1 y 2 son fundamentalmente la misma, y que las 3 y 4 son entre sí una misma acepción. Podríamos decir entonces que se trata fundamentalmente de dos acepciones: “1. Consentir a algo, ceder en el propio parecer”; y “2. Entrar a un lugar o tener acceso a una situación o condición.”
No sé si esa segunda acepción, que significa básicamente “tener acceso a” (ya sea físicamente o por un cambio de situación, un ascenso) la ha tenido siempre este verbo, o si es más o menos reciente. Lo que sí sé es que esa segunda acepción parece ser exclusiva de España, pues en América Latina no se usa en casi ningún país, tal vez en ninguno. En el español americano usamos acceder solamente con la primera acepción, la de “consentir en algo” y sobre todo “ceder en el propio parecer, dejarse persuadir”.
Así, mientras que en España pueden decir “Juan Carlos de Borbón accedió al trono en 1975” en el sentido de que en ese año “subió al trono”, nosotros lo que entenderíamos por esa afirmación es que antes de 1975 don Juan Carlos no quería ser rey, y por fin lo convencieron y “accedió”.
Para las acepciones 3 y 4 del DRAE (la acepción 2 según mi síntesis), en América usamos precisamente expresiones como “entrar”, “pasar”y “tener acceso a” si se trata de un movimiento físico; y si se trata de algo más abstracto, decimos (también) “tener acceso a”, “subir”, “llegar”, “ascender”, etc. Si un guía turístico español nos está conduciendo por un antiguo palacio, podrá decir: “Por este pasillo se accede al gran salón.” Un guía hispanoamericano diría: “Por este pasillo se llega (o ‘se entra’, ‘se pasa’) al gran salón.”
En años recientes, en el español americano, y específicamente para el lenguaje de las computadoras (y sobre todo de Internet y las páginas web), se ha acuñado el verbo accesar. Ese verbo está bien formado (sobre el sustantivo acceso) según las reglas de formación de palabras que hay en nuestro idioma. Es decir, es “correcto” (si se quiere pensar en esos términos). Lo usamos sobre todo en expresiones como “accesar una página [web]” y otras similares. El sentido es “tener acceso a”, “entrar a”, especialmente (tal vez no exclusivamente) en el lenguaje cibernético.
Y a los hispanoamericanos se nos hace raro que los españoles usen, para ese significado, el verbo acceder. Por ejemplo en este mismo blog, a la izquierda, debajo de las fotos de los “seguidores”, hay una línea que dice: “¿Ya eres miembro? Acceder”. Si yo pudiera, cambiaría ese “Acceder” por “Registrarse”, “Inscribirse”, “Entrar” o incluso “Accesar”. Pero es parte de la estructura base del formato del blog, y no puedo cambiar esa palabra.
Me pregunto cuándo irán a acceder los españoles a usar, como nosotros, el verbo accesar. En ese momento todos los hispanohablantes tendremos acceso (o, según ellos, accederemos) a una mayor unidad en el uso del idioma.
Nota: Una diferencia que existe entre el uso de acceder y accesar es que acceder siempre se usa con la preoposición a: Para acceder a esta página, pulse el icono. En cambio accesar es transitivo, lo cual significa que lleva un complemento directo sin preposición: Para accesar esta página, pulse el icono.

viernes, 4 de septiembre de 2009

“Adjunto”: ¿verbo, adjetivo o adverbio?

Debería ser totalmente evidente y lógico: “adjunto” solo puede ser verbo o adjetivo, y si es adjetivo tiene que concordar en género y número con el sustantivo al que se refiere. Como verbo, es en presente y en primera persona singular: “Al presente mensaje adjunto [= ‘yo estoy adjuntando’] los dos informes que le había prometido.”
Si no se usa así, entonces tiene que ser un adjetivo: “Adjunto encontrará el informe del que hablamos.” (“Encontrará”, no “Sírvase encontrar”: uno no puede hacer el favor de encontrar algo; o lo encuentra porque está ahí, o no lo encuentra.) En ese caso “adjunto” termina con o porque es un adjetivo que se refiere a “informe”. Por eso, tendrá que variar si lo que se envía no es un informe sino dos, o si no es un informe sino una tabla o dos tablas:
1) “Adjuntos encontrará los dos informes de los que hablamos.”
2) “Adjunta encontrará la tabla de la que hablamos.”
3) “Adjuntas encontrará las tablas de las que hablamos.”
Pero parece que mucha gente piensa que adjunto es un adverbio, y que por lo tanto es invariable. De manera que escriben desaguisados como *“Adjunto encontrará las ocho tablas y los dos informes”; *“Le envío [o peor aún: “le envió”] adjunto la tabla de la que hablamos.” ¿Será que piensan que “adjunto” es algo así como un lugar, como quien dice “Abajo encontrará”?